Rivas menu come sano come bien

Alimentos que contribuyen a fortalecer el sistema inmune

Afortunadamente tenemos una serie de alimentos antibióticos naturales que, por sus propiedades, nos ayudarán a tratar los mismos problemas que los antibióticos. Gracias a ellos tu sistema inmune se fortalecerá y evitará la aparición de ciertas enfermedades; y por suerte son alimentos muy saludables, que deberían formar parte de cualquier dieta y que presentan muchas posibilidades a la hora de consumirlos. Rivas menu come sano come bien

Las frutas y las hortalizas

El ajo

Empezamos hablando del ajo, el mejor antibiótico natural que encontramos. No vamos a ponernos a comer ajos como si no hubiese mañana, pero sí que lo podemos utilizar en infinidad de platos.

Ya en la Antigüedad se conocían unas propiedades antibióticas que en la I Guerra Mundial se utilizaron para tratar el tifus o la disentería y en la II Guerra Mundial contra la septicemia. Cuenta con más de 60 componentes antivirales y antibacterianos que ayudan a tratar y prevenir infecciones. Incluso lo puedes aplicar directamente en heridas.

La Cebolla Rivas menu come sano come bien

Uno de los parientes más cercanos del ajo es la cebolla, que tampoco podía faltar entre los mejores alimentos antibióticos. Ayuda contra la tos y los resfriados, pero también contra las infecciones que provocan los parásitos intestinales.

Las frutas y verduras ricas en vitamina C, como los cítricos, las fresas, el kiwi, el melón, la piña, el mango, la col -y sus variedades-, los tomates o los espárragos también refuerzan el sistema inmunológico, impidiendo a las infecciones atacar el organismo.

Las especias y hierbas

El jengibre

ocupa un lugar destacado gracias a su poder antibiótico selectivo: ataca a las bacterias malignas, pero ayuda a que crezcan los microorganismos buenos, como la flora intestinal. Así, es muy interesante consumirlo si sufres infecciones intestinales, aunque también vale para la garganta.

La canela

también es antiséptica, un remedio muy recomendable en caso de infecciones en el aparato respiratorio;

mientras que las infusiones de regaliz estimularán tu sistema inmunológico, son expectorantes y tienen cierto efecto antiinflamatorio.
Fácil de encontrar y habitual en nuestra cocina, el orégano también estimula el sistema inmunológico, y hace frente a bacterias, hongos o virus. Es especialmente recomendable contra los síntomas de la gripe.

Por su parte, las infusiones de clavo te ayudarán a expulsar el moco de los pulmones o a eliminar parásitos, es antiinflamatoria y, gracias a su poder analgésico, reducirán el dolor que tantas veces viene asociado a este tipo de problemas. Y por mucho que sea una infusión relajante, la tila estimula las defensas, lo que le concede propiedades antivirales.

fuente del artículo

Comparte este articulo
  • 3
  •  
  •  
  •