¿Conoces la diferencia entre el café Natural y el Torrefacto?

Home  >>  Salud y Bienestar  >>  ¿Conoces la diferencia entre el café Natural y el Torrefacto?

¿Conoces la diferencia entre el café Natural y el Torrefacto?

   Salud y Bienestar   marzo 8, 2016  No Comments

Es curioso cómo a lo largo del día consumimos varios cafés diferentes dependiendo del momento en el día en el que nos encontremos, si es por la mañana quizás un café más cargado, mientras que si es por la tarde optamos por un manchado. Aún así, no siempre lo tomamos en el mismo lugar, por lo que no consumimos la misma marca. ¿habéis pensando alguna vez, realmente qué tipo de café estáis consumiendo?

Los que desconocen el mundo cafetero, reconocen que un café en un sitio gusta más que en otro, o quizás, sienta mejor tomarlo en un lugar que en otro, y os preguntareis y, ¿eso a que es debido?

La respuesta es muy sencilla depende de la calidad del café.

El café torrefacto es una rareza que se comercializa en varios países del mundo, pero dónde más consumo se centra es en España y Portugal. Es un café natural mezclado durante su tostado con una proporción elevada de azúcar consiguiendo que, al alcanzar elevadas temperaturas, este se caramelice. Este tipo de café tendrá un color negro más oscuro, y un sabor más ácido que cualquier café natural.

Su origen se encuentra, al parecer,  en la intención de mantener las propiedades del café cuando no existían sistemas de envasado como los actuales y el café llegaba rancio a los consumidores. La idea era, proteger el grano de café con azúcar para poder mantener las propiedades durante un periodo más largo ya que esto, le hace alejarlo del oxígeno. Antes adulterado que rancio, por lo visto era así y así se mantiene, contra toda lógica, en pleno siglo XXI.

En España, comenzó a consumirse durante la postguerra, ya que debido a la escasez por la que se vivía por aquellos momentos, era bastante dificultoso el acceso a las materias primas y a los bienes de primera necesidad, entre ellos, el café. Y es así, como al mezclar el café con azúcar y obtener café torrefacto podían obtener un 20% más de café que con la misma cantidad de café de grano natural. Además, su sabor más ácido conseguía que los consumidores pidieran una menor cantidad por taza.

azucar granos-cafe

El café torrefacto no hace más crema, eso es una leyenda urbana de mal hostelero, ni tiene más cuerpo, eso lo tiene o no lo tiene el café que adulteramos por si mismo, sólo da a la bebida color negro, cuando el café debe de ser marrón oscuro y un sabor amargo y a quemado, el café ya es de por si amargo, aumentar el amargor del café para tener que añadirle más azúcar blanquilla o edulcorantes químicos, es una completa tontería.

Debemos de estar preparados para degustar la dulzura de los cafés achocolatados de Brasil, la acídez cítrica con notas de bergamota de los cafés de Etiopía, el aroma floral y afrutado de los cafés de Colombia, y cualquier característica propia de los cafés de calidad y así poder disfrutar de una bebida armoniosa y placentera, beber café debe de ser un placer no una tortura

En definitiva, el café torrefacto produce un café de menos calidad, aunque debido a la tradición y a las costumbres tengamos como hábito consumirlo, no es el mejor café que podemos tomar.

Opta por un café natural, ya que podrás conseguir:

  • Más sabor, con lo que podrás tomarlo sólo sin ningún tipo de añadido.
  • Más calidad. La gran variedad de cafés naturales pueden conseguir en tu paladar una gran gama de matices diferentes.
  • Más salud. El café natural no posee ningún aditivo, por lo que podrás disfrutar de sus características organolépticas de forma plena.
Comparte este articulo
  •  
  •  
  •  
  •  
No admite comentarios.